18 Dic 2020

Un discernimiento verdadero – Mons. Cristián Roncagliolo

El Evangelio de este Domingo nos invita a profundizar en el acontecimiento de la encarnación. La escena está signada por el diálogo de María con el Ángel. Este acontecimiento es grande por lo que ocurre, pero también es hondamente significativo por la forma en que se da. En efecto, todo ocurre en un espacio de maduro discernimiento donde la Madre del Señor quiere entender más de lo que ocurre.

Esta madurez de vida nos interpela a todos. La fe será consistente en la medida en que nuestras prácticas religiosas estén acompañadas de un creciente discernimiento que, a la luz de la acción del Espíritu, nos mueva a ahondar más en los misterios que explican la vida cristiana.

Estos días previos a la Navidad parecen ser una oportunidad para que podamos ir a la hondura del pesebre, a la significación que conlleva, a los sentimientos de los pastores, a las motivaciones de los reyes, a la contemplación mariana, a la preocupación paterna de José, a la pobreza del lugar, a la incomprensión de los poderosos frente a los acontecimientos de Belén. En fin, ahondar en el Misterio nos ayudará a vigorizar la fe e ir a las raíces más profundas de un Misterio que nos conmueve y nos renueva en la esperanza.

Pero eso no es todo. Un discernimiento verdadero, que se hace preguntas y dialoga con Dios, testimonia un cristianismo maduro que busca, que está abierto a la conversión, que quiere ser testigo de la luz.

Feliz domingo y una bendecida Navidad.