07 Jun 2019

Tiempo de Renovación – P. Felipe Herrera

Comentario del Evangelio – Domingo 9 de junio de 2019

Evangelio según San Juan 20, 19-33

¡La Paz esté con ustedes!

El evangelio que nos regala la Iglesia en este domingo de Pentecostés arranca con la escena de los discípulos a puertas cerradas, llenos de temor. Habían experimentado la muerte injusta de su Maestro y la propia conciencia de haberlo abandonado. También habían visto la tumba vacía y escuchado el testimonio de la Magdalena, de Pedro y del discípulo amado. Pero aun no terminaban de creer que el Señor había vencido al odio y a la muerte por el amor. Eran una comunidad herida y avergonzada por su propia infidelidad y, sin embargo, las primeras palabras de Jesús Resucitado al encontrarlos no fueron de reproche, sino de consuelo: ¡La paz esté con ustedes!

Con el Señor en medio de ellos, pasaron rápidamente del miedo a la alegría, y así a la apertura del corazón para acoger un don más grande todavía: el del Espíritu Santo. Como lo había hecho Dios Padre al dar la vida al primer hombre, Jesús también insufló el aliento divino sobre está comunidad que necesitaba ser revivificada.

Así comenzaron por primera vez a comprender la gratuidad absoluta del amor de Dios, que no entregó su vida por nosotros “a pesar de que fuéramos pecadores”, sino que precisamente nos amó a raíz de nuestras más profundas debilidades. Al asumir dicha condición y dejarse amar por la ternura de Dios, la comunidad cristiana primitiva fue capaz de recomenzar su camino y volver a gozar de la paz. Una paz que
ya no fue fruto de la virtud personal, sino un regalo de Dios… y Jesús, entonces, los envió a ser testigos de su misericordia.

Desde nuestra precariedad personal y comunitaria, siempre podremos recomenzar si caminamos en la verdad, abiertos al amor que sana y al Espíritu Santo que nos conduce. Jesucristo, que es el mismo ayer, hoy y siempre, nos invita a renovar nuestra fe en Él y a servir al mundo hoy, como Iglesia herida, redimida y enviada.

Padre Felipe Herrera E.
Sacerdote diocesano de Santiago y Oficial del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede.