15 Jul 2021

Nuestra dignidad radica en el amor de Dios – Mons. Fernando Chomali

Los seres humanos nos tratamos mal. Esa es la verdad. El trato despectivo, arrogante, y la violencia en todas sus formas es pan de cada día. Este mal que todos hemos padecido en algún momento de nuestras vidas y también, lo más probable lo hemos hecho padecer a otros, hunde sus raíces en la poca claridad que tenemos respecto de qué significa ser un ser humano, la dignidad que poseemos y, sobre todo, la verdad respecto de nosotros que nos revela Cristo. 

En efecto, las lecturas de hoy nos dicen que Él es nuestro pastor, que nada nos va a faltar. Es el pastor de todos, sin excepción alguna. Nos dice que somos un solo Cuerpo y que esta unidad y fraternidad fue lograda por medio de la Cruz. El Señor nos dice que viene a establecer una nueva era. La era de la paz en la que todos tenemos acceso al Padre. 

Nuestra dignidad radica en el amor que Dios manifestó al crearnos. Dios no nos ama porque existimos, sino que existimos porque nos ama. Somos fruto de su amor que se manifiesta en su amor, y como dice el texto del Evangelio en compasión al vernos errantes, sin rumbo, enemistados los unos con los otros. 

Sólo mirando a Cristo podremos recomponer un tejido social tan dañado y herido donde la falta de amor es patente. Mirar a Cristo es el modo más seguro de reconocernos como sus ovejas y reconocer que sólo en Él y con Él podremos reposar en las verdes praderas que para muchos son tan esquivas.