21 Feb 2020

La mansedumbre que necesitamos – P. Felipe Herrera

Comentario del Evangelio – Domingo 23 de febrero de 2020

Evangelio según San Mateo 5, 38-48

La mansedumbre que necesitamos

En estos tiempos difíciles por los que atravesamos como nación chilena, puede parecer ingenuo el evangelio de este domingo, que nos invita a poner la otra mejilla ante las ofensas recibidas. Y, sin embargo, no lo es. Al contrario, Jesucristo nos plantea un modo muy concreto de asemejarnos a Él por medio de nuestro propio abajamiento personal, a través de la renuncia a nuestro orgullo y a nuestras pretensiones de ser siempre ganadores.

El evangelio encarnado, hecho vida en la existencia de cada cristiano, es un grito en contra de la cultura de la violencia que hiere a nuestra patria y que nos tiene sumidos en un fango de odiosidad y confrontación que no nos permite avanzar como pueblo de hermanos.

Ante una dinámica social que ensalza y propaga la descalificación, la ridiculización, las “funas”, Jesucristo nos propone el camino de la mansedumbre y, en su propia vida ofrecida, nos regala la manifestación más clara y potente de que el amor es capaz de vencer a la muerte y la división, tal como él hizo morir al odio en su propia carne crucificada.

Poner la otra mejilla no implica dejarse pasar a llevar y entregarse a las manipulaciones de los demás. Antes bien, supone bajar los escudos con que nos defendemos de “los otros” para permitir un diálogo que nos permita volver a reconocernos y tratarnos como hermanos… así podremos vivir en plenitud nuestra más profunda dignidad, aquella que revela nuestra identidad más profunda, la de ser “hijos del Padre que está en el cielo”.