19 Jun 2020

Hacia un desarrollo humano integral y sostenible – P. Cristián Hodge

“No tengan miedo a los que pueden matar el cuerpo” (Mt 10, 28)

En nuestro contexto de pandemia, del creciente número de contagiados y de fallecidos, antes que un comentario me surge una oración: “Señor, tenemos temor, tenemos miedo de esta epidemia que nos azota como humanidad”, “Señor, te entregamos a nuestros muertos”, “te pedimos por los contagiados para que se sanen”, “Señor, te pedimos por todos los agentes sanitarios”.

Jesús nos advierte que tengamos miedo al que puede matar cuerpo y alma con una alusión al fuego, que nos recuerda la posibilidad de la autocondenación eterna. En nuestra comprensión cristiana del ser humano nos recuerda esta visión de que somos personas, unidad de cuerpo y alma, que cada uno es alguien en relación con los demás. De ahí que este evangelio nos puede ayudar a renovar en nuestro contexto de pandemia a orientar nuestra vida, en especial en las empresas, hacia el desarrollo humano integral y sostenible. Los empresarios, emprendedores y ejecutivos cristianos están llamados, desde el evangelio y de la doctrina social de la Iglesia, a tener como meta que lo que se produce, lo que se ofrece, lo que se comercia sirve a todas las personas de manera integral y que cuide la casa común.

Que la esperanza cristiana, la salvación integral del Señor, su preocupación por nosotros, de nuestros cuerpos y almas, nos ayude a salir de esta pandemia que nos afecta todos.