12 Sep 2020

Colaboremos en disminuir la deuda social y ecológica – P. Cristián Hodge

El Señor nos quiere hacer comprender su misericordia y perdón hacia nosotros, y la misericordia y perdón que deberíamos tener con nuestros prójimos. Para esto usa una parábola muy clara e ilustrativa, donde la deuda millonaria que el rey “condona” a su servidor contrasta con la deuda pequeña que ese servidor no perdona a un compañero. Con la comparación del Señor entendemos mejor porque rezamos en el Padrenuestro “perdona nuestras ofensas” (“deudas” en traducción antigua) “como también nosotros perdonamos a quien nos ofenden”.

Sin embargo, hay otro principio que dice que las deudas se deben pagar. Esto se aplica en otros ámbitos, entre ellos en el sistema financiero. El Papa Francisco ha insistido también en la deuda social que se le debe a los más pobres y la deuda ecológica que se le debe a la casa común y a las nuevas generaciones. Estas deudas deberían ser pagadas por la sociedad mediante la solidaridad y la justicia social.

En el ámbito empresarial también se trabaja y se sobrevive con deudas. Cuando se dice en ética empresarial de la responsabilidad social también se refiere a esta deuda social y deuda ecológica que las empresas están llamadas a aminorar. Pidamos la luz del Señor para descubrir cómo colaborar, desde las empresas, en disminuir esa deuda social y esa deuda ecológica de la que habla la doctrina social de la Iglesia.