22 Abr 2014

Representantes del mundo empresarial, sindical y político dialogaron sobre los actuales desafíos laborales

Dando inicio a las actividades que integran la Semana del Trabajo 2014, la Vicaría de Pastoral Social y de los Trabajadores, USEC y una serie de organizaciones afines, realizaron un exitoso seminario, donde se debatió ampliamente sobre la reforma laboral que impulsa el gobierno y los desafíos que se presentan en el país para avanzar hacia una mayor equidad. 

Para debatir sobre las políticas que en materia de trabajo contempla el programa de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, representantes del sector empresarial, sindical y político participaron del seminario “Desafíos laborales del nuevo gobierno”, organizado por la Vicaría de Pastoral Social y de los Trabajadores y USEC. 

En su intervención, el subsecretario del Trabajo, Francisco Díaz, reconoció que la desigualdad se manifiesta, no solo en lo socioeconómico, sino que también en lo laboral. “Hay desigualdad con los salarios, diferencias en el acceso al mercado y en las pensiones al momento de jubilar”, expresó. Asimismo, destacó los tres pilares del programa laboral del nuevo gobierno: ampliación de los derechos colectivos de los trabajadores expresado en la sindicalización; fortalecimiento de la institucionalidad laboral y políticas públicas que aumenten la participación laboral y productividad del país. 

Por su parte, Andrés Santa Cruz, presidente de la CPC, destacó la capacidad de diálogo que han tenido como gremio con la CUT, ya que a su juicio ésta es la mejor vía para llegar a acuerdos. Además instó a no generalizar cuando emergen casos de malas prácticas empresariales, ya que en todos los ámbitos se cometen abusos. Por otro lado, hizo un llamado a los empresarios a preocuparse por el desarrollo humano de todas las personas que componen los grupos de interés.

La presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, por su parte, indicó que la reforma laboral es un factor fundamental para superar la inequidad y señaló que la acción de la CUT no se opone al crecimiento y al desarrollo, sino que busca que todos se beneficien de éste y que su quehacer no está sujeto a los ciclos políticos. “El avance en materia laboral no depende sólo de la buena voluntad de las partes, sino que se deben asentar las estructuras que hacen que el trabajo sea más digno”. Coincidió con Santa Cruz en cuanto al buen pie de las relaciones entre sindicatos y empresa, haciendo énfasis en que hay algunas excepciones de “empresarios retrógrados que no entienden que Chile cambió y que con ellos habrá que dar la pelea”.

La senadora Carolina Goic, en tanto, destacó la voluntad de un trabajo en conjunto para crecer en mejoras para el mundo del trabajo. “Tenemos una oportunidad que pasa por reconocer el rol de cada uno de los actores, en materia laboral. Cuando nos ha ido bien es porque hemos sido capaces de articularnos”, concluyó.