29 Oct 2013

Cristián del Campo S.J.: “Los empresarios cristianos deben traspasar la frontera de los stakeholders”

Así como Jesús también superó los límites del judaísmo para llegar con su mensaje a toda la humanidad, el Provincial de la Compañía de Jesús en Chile en conferencia organizada por USEC destacó la mayor responsabilidad a la que está llamado todo creyente en su vocación empresarial.

Como una bocanada de aire fresco ha sido calificada la figura del papa Francisco a nivel mundial por su coherencia y sencillez entre sus mensajes y su actuación diaria.  “En la Iglesia hemos tenido años muy duros con pérdida de credibilidad con casos que hablan de nuestra falta de coherencia y negligencia. En ese sentido, el Papa ha sido muy inteligente porque hoy día la palabra debe estar correlacionada con el gesto”, señaló Cristián del Campo S.J, Provincial de la Compañía de Jesús en Chile en conferencia USEC.

Según el padre, la novedad ha estado en su forma de comunicar –cercana y simple- más que en el fondo de sus mensajes, pues éstos son consistentes con las enseñanzas de la iglesia, especialmente en el ámbito social.

También el papa hace un llamado a la austeridad, que a juicio del sacerdote es un valor que se ha perdido. “No es un ejercicio ascético sino que tiene que ver con el otro”. El papa ha señalado que es una bofetada a los pobres cuando conviven desigualdades tan grandes como las actuales.

Por su parte, Alfonso Mujica, ex presidente de USEC y gerente regional para Latinoamérica de Spencer Stuart, aportó con una reflexión en torno a los llamados que interpelan directamente al mundo empresarial. Subrayó que el desprestigio de los empresarios en la actualidad es culpa de ellos mismos, ya que adolecen de una capacidad de comunicación oportuna y efectiva que pasa, desde hablar en público hasta entablar un diálogo virtuoso con los sindicatos. El silencio de empresarios frente a las malas prácticas ha contribuido a generalizar una mala actuación del sector. Esto es lo que instala el sentimiento de desconfianza, pues la ciudadanía teme lo que no conoce.

Rescató el valor de la humildad, con un llamado del papa que invita a tener presente a quienes nos rodean cuando “vamos subiendo porque los encontraremos cuando vayamos bajando”. Esto significa “no creerse el cuento” ni sentirse superiores, afirmó. Frente a la dificultad de ser consecuente con la fe en el trabajo, indicó “es cierto que a veces hay cortapisas y en ese sentido es mucho más fácil hacer una empresa que se rija por la ley, pero para ser buen cristiano hay que estar dispuesto a hacer sacrificios”.

José Antonio Garcés, presidente de USEC rescató el mensaje del papa que invita a “no balconear la vida”. “No nos quedemos mirando lo que sucede desde la comodidad de nuestras empresas. Seamos valientes, entremos en la cancha y veamos desde ahí cómo aportamos al desarrollo integral de nuestro país participando, por ejemplo, en la génesis de buenas políticas públicas y mesas de diálogo”, concluyó.