08 Ene 2021

El verdadero rostro de Dios – P. Osvaldo Fernández de Castro

La Iglesia celebra este domingo el Bautismo de Jesús. El contexto litúrgico es el de la Epifanía, celebrada el domingo pasado. Epifanía se refiere a la manifestación del Señor. En este caso a través del bautismo de Jesús, relatado en la primera página del evangelio de Marcos, se manifiesta el verdadero rostro de Dios. Al decir “tú eres mi hijo muy querido”, Dios mismo está revelando su rostro. Esto porque en el mundo semítico, el hijo es quien se parece al padre, refleja su rostro.

Así, desde el inicio del evangelio de Marcos, se nos presenta una imagen de Dios muy lejana del rostro falso de Dios que hemos creado nosotros. Nosotros tendemos a creer en un dios que está dando órdenes y castigando a quienes no las cumplen. El dios inventado por nosotros es fuente de miedo, mientras que el Dios revelado por Jesucristo es fuente de alegría, porque lo que nos ofrece es la vida nueva, la vida en el Espíritu, la vida divina.

Todo lo que san Marcos relatará en su evangelio, será este verdadero rostro del Dios revelado por Cristo, su Hijo. Todo su evangelio será un intento por introducirnos en su Reino y vivir no como esclavos ni como asalariados, sino como hijos. Esta es la verdadera vida, la vida en libertad que el Señor nos regala. Nadie queda indiferente al descubrir este verdadero rostro de Dios. Seguiremos esclavos si no nos cuestionamos acerca de la imagen de Dios que siempre hemos tenido, a la cual lo hemos acomodado, un dios que piensa como nosotros, que actúa como nosotros. El peligro es buscar en el evangelio la confirmación de lo que nosotros pensamos, y no dejarnos conducir por una propuesta que nos cuestiona, que nos desinstala de nuestras seguridades y que nos transforma toda nuestra forma de pensar y de amar.