Cristalchile: Ambiente laboral seguro y compromiso por mantener fuentes laborales

Sus medidas, que incluyen a trabajadores contratistas, contemplan monitoreo y asistencia integral a quienes se hayan contagiado de COVID-19, resguardo domiciliario para grupos de riesgo y el compromiso con mantener las fuentes laborales, desarrollando proyectos para seguir avanzando hacia el futuro.

Cuidar la vida de sus colaboradores ha sido la prioridad de Cristalchile durante estos meses, entregándoles un ambiente laboral seguro a todos, incluyendo a los trabajadores contratistas.

Y es que esta empresa ha tenido que garantizar la continuidad operacional de la fabricación y comercialización de envases de vidrio, ya que cumple un rol estratégico en la cadena de abastecimiento del país. “Hoy en Cristalchile más que nunca nos sentimos llamados a vivir nuestro propósito en cada una de las instancias, porque ‘Crear envases que cuidan la Vida’, ha tomado un sentido muy profundo en este tiempo de pandemia”, dice su gerente general, Eduardo Carvallo.

Sus medidas contemplan monitoreo y asistencia integral a quienes se hayan contagiado de COVID-19, resguardo domiciliario para grupos de riesgo y el compromiso con mantener las fuentes laborales, desarrollando proyectos para seguir avanzando hacia el futuro.

Los trabajadores que no cuentan con redes de apoyo para realizar el aislamiento, son abastecidos -sin costo para el colaborador- de alimentación, insumos de aseo y sistema de traslados para controles médicos. Este monitoreo también se aplica a cada grupo de personas, que, por contacto estrecho con el afectado, realizan su cuarentena preventiva.

La implementación del protocolo frente a sospecha y contagio de COVID-19, contó con la colaboración de todas las áreas y estamentos de la empresa. El comité de gerentes, evaluando los informes diarios de trazabilidad, Recursos Humanos ejecutando el plan, las jefaturas reforzando el procedimiento de comunicación, el comité paritario evaluando las medidas preventivas y el área de Prevención de Riesgos, implementando y velando por el cumplimiento del Protocolo de Higiene y seguridad en las plantas.

En el caso de los mayores de 64 años que padecieran enfermedades de base, especialmente aquellas relacionadas al sistema cardiovascular y respiratorio, y quienes viviesen con algún familiar que estuviese bajo tratamiento de quimioterapia y/o diálisis, se decidió enviarlos a resguardo domiciliario, a través de un permiso con goce de sueldo. Esta medida se complementó con un plan de retiro laboral programado, reforzado con beneficios adicionales, como una forma de seguir apoyando a este segmento.

Plan de retorno

Pensando en el retorno, la empresa implementó un plan de convivencia segura que busca resolver cómo van a ocupar los espacios comunes dentro y en trayecto hacia las plantas, la tecnología que requieren los sistemas de trabajo, cuáles serán las jornadas laborales que adoptarán, así como las nuevas competencias y perfiles post COVID; qué tipo de protocolos sanitarios y de seguridad seguirán implementando, cómo se van a relacionar con clientes internos, clientes, los proveedores, los contratistas y la comunidad, y lo más importante, cual es la contención emocional y el tipo de liderazgo que requieren para enfrentar la crisis y estar mejor preparados para el futuro.

El cumplimiento del Plan Convivencia Segura, se realiza a través de un seguimiento semanal de Planificación e Indicadores de Control, que cuenta con la participación de los Gerentes de Personas y Sustentabilidad y Finanzas, los Subgerente de Personas y Sustentabilidad, los jefes de Prevención de Riesgos, Abastecimiento, Beneficios, así como los Presidentes de Comités Paritarios. Actualmente, el plan se encuentra en un 82% de cumplimiento y cuenta con aproximadamente 70 planes de acción.