Ariztía: Campaña de apoyo a comedores sociales y transporte para sus trabajadores

Esta compañía dedicada a la producción de alimentos, no ha dejado de funcionar y ha logrado mantener la cadena de abastecimiento en todo el país. Para resguardar la salud de sus colaboradores adoptó una serie de medidas, como la separación de los equipos de trabajo en grupos pequeños; duplicación de baños, vestidores y casinos; instalación de separadores de acrílico trasparente y traslado de los trabajadores en furgones particulares. Además, están apoyando fuertemente iniciativas sociales, entregando alimentos a residencias de adultos mayores y a comedores de parroquias del sur de Santiago.

Debido a su condición de empresa esencial, esta compañía dedicada a la producción de pollos, pavos y cecinas, no ha dejado de funcionar en estos meses y ha mantenido la cadena de abastecimiento en todo el país, pese a que está operando con el 95% de su personal.

Desde que comenzó la pandemia en Chile, identificaron a todas las personas susceptibles de hacer teletrabajo, considerando las de mayor edad, con enfermedades de base y las que tuviesen cónyuge o parientes directos que trabajaran en el sector salud.

En las plantas se implementó la toma de temperatura al entrar a cada una de ellas, el uso generalizado de mascarillas y la separación de los trabajadores en grupos pequeños, diferenciándolos con brazaletes identificatorios.

“Por esto hemos casi duplicado la cantidad de baños, vestidores y casinos. Asimismo hemos dispuesto desinfecciones generales al entrar y salir de cada planta y varias veces al día. También se han reprogramado los turnos de forma que haya separación física entre ellos y para desinfección total de los espacios de trabajo y áreas comunes”, explica el gerente general, Paulo Ariztía.

Agrega que en los puestos de trabajo se han dispuesto separadores de acrílico transparente y que casi han triplicado la cantidad de furgones que trasladan a los trabajadores.

Junto con lo anterior, están apoyando fuertemente iniciativas sociales, entregando alimentos a residencias de adultos mayores y a comedores de parroquias del sector sur de Santiago.

Así, entre el 28 de mayo y el 11 de junio encabezó junto a Caritas Chile una campaña para ir en ayuda de los comedores de las parroquias Santa Clara de La Cisterna y San Antonio de Padua de San Ramón, que diariamente entregan almuerzos a 200 personas.

Y en Arica, junto al Gobierno Regional, entregaron productos avícolas a instituciones que trabajan con personas vulnerables y que se han visto afectadas económicamente por el Covid-19.