10 Mar 2015

Novedosa forma de gestionar las relaciones laborales

El primer After Office de USEC del 2015 contó con el testimonio del empresario, Peter Freissle, quien transformó su vida personal y profesional, tras integrar sus convicciones de fe en la gestión corporativa de la empresa.

Una verdadera  revolución es la experiencia que vivió el CEO de origen sudafricano, Peter Freissle, presidente de Polydeck Screen Corporation, empresa socia de USEC.

Este exitoso directivo visitó nuestro país para compartir su historia y el modelo que ha adoptado en su organización, cuyos resultados le impulsaron a promover y expandir la incorporación de este modelo a otras empresas.  En la actualidad, más de 70 organizaciones a nivel mundial lo han adoptado.

Peter experimentó un proceso de transformación personal en el que constató que gran parte de su tiempo, energía y recursos, estaban centrados en él, y no en su familia, ni menos en sus trabajadores.  Comprendió que la vida no se trataba de guiar a otros para su propio bien, sino de servir a los demás a través del liderazgo. “Fue un proceso de conversión radical que me hizo reubicar a Dios en el centro de mis acciones. Así, construí un nuevo diagrama para vivir la fe de forma más integrada y real”.

El cambio de paradigma en Polydeck

Desde el ámbito de acción en el que cada uno se desenvuelve, Peter generó  importantes cambios en su empresa. Entre sus primeras acciones, fue actualizar la declaración de valores de la compañía, de modo de reflejar los principios que hoy la inspiran.

“Somos una empresa basada en los valores cristianos como la honestidad, la integridad, la amabilidad, el respeto y el sentido de responsabilidad social. Nos esforzamos para honrar a Dios en todo lo que hacemos. Esto se refleja en la forma en que hacemos negocios y cómo nos preocupamos por nuestros empleados, nuestro mayor activo”.

Esta declaración no solo se transmitió al equipo de trabajo, sino que se incorporó en la tarjeta de presentación de todos los ejecutivos de la empresa. A pesar de la preocupación que manifestaron algunos por el impacto que esto podía generar en stakeholders multiculturales  con los que operaba Polydeck.

“La importancia de mostrar estos valores al mundo obedece con el cómo y por qué de nuestra empresa y el compromiso que existe con ella. Si hacemos todo lo posible por alinearnos personal y profesionalmente con esta misión, y en el camino perdemos un cliente, entonces es un cliente que estoy dispuesto a perder por mantener nuestros ideales”, afirma. 

El modelo consiste en aplicar medidas prácticas tendientes a favorecer a colaboradores en sus necesidades materiales, humanas y trascendentes. Algunas de estas iniciativas apuntan a programas de rehabilitación en adicciones al colaborador y su grupo familiar; asistencia de salud, programas educativos, creación de una capellanía empresarial, entre muchas otras.  La asignación de los recursos –que corresponde a un porcentaje de las utilidades- está a cargo de un Comité de Cuidado, integrado por personas de las distintas áreas y niveles de la empresa.  Este debe dar cobertura a necesidades de los colaboradores, sus familias y la comunidad en la que está inserta la empresa.

El proceso de promoción y expansión de este modelo al sector empresarial, se canaliza a través de la fundación His Way at Work (HWAW) que Freissle fundó junto a otros empresarios. Ésta ofrece asesoría, capacitación y acompañamiento a líderes y ejecutivos de empresas en la integración de valores y principios del humanismo cristiano.

Peter logró generar un cambio en su compañía a partir de su experiencia personal, lo que le brinda una mayor garantía de sostenibilidad futura, pues ha logrado alcanzar metas humanas y sociales conjuntamente con las económicas; no después de ellas.