29 Abr 2019

Presidente de USEC fue invitado a exponer a Primer Encuentro Nacional de Federación Social Cristiana (FSC)

Sergio Merino se refirió al rol de USEC en la sociedad y a los valores que transmite en el mundo empresarial, inspirados en el pensamiento social de la Iglesia.

El presidente de la Unión Social de Empresarios, Ejecutivos y Emprendedores Cristianos (USEC), Sergio Merino, fue invitado a exponer en el primer Encuentro Nacional de la Federación Social Cristiana (FSC), fundada por el senador RN Francisco Chahuán con la intención de conformar un referente de centro inspirado en el socialcristianismo, que trascienda a los partidos políticos.

El panel en el que participó, titulado “El Socialcristianismo en Latinoamérica para el siglo XXI”, también estuvo integrado por Catalina del Real, diputada RN; Santiago Riobó, jefe de despacho de la Vicepresidencia de la Nación argentina; Francisco Chahuán. El moderador fue Nicolás Cerda, secretario general de la FSC.

Allí, Sergio Merino se refirió a nuestra corporación como una red de “hombres y mujeres de empresa que compartimos una mirada trascendente del trabajo y queremos vivir nuestra actividad empresarial como una noble vocación”.  

Después explicó que las empresas deben promover buenos bienes y servicios: “Un empresario cristiano debería buscar modos de llegar con su empresa, especialmente, a aquellos que más lo necesiten. Hay muchos ejemplos de empresas que proveen de bienes públicos, de modo muy eficiente y eficaz, y obtienen un legítimo beneficio por ello”.

En ese sentido, declaró que “¡en USEC no tenemos complejos con el lucro ni la rentabilidad! Queremos empresas altamente rentables. Una empresa que no es rentable atenta en el mediano o largo plazo al bien común. Se pierde riqueza, se pierden puestos de trabajo, no se satisfacen las necesidades de las personas. ¡Todos pierden! En ese sentido, es un deber moral ser rentables”. “Queremos empresas que les vaya bien, rentables, con utilidades, pero que tengan claro que ese no es el fin último. Deben ser altamente rentables, plenamente humanas y con un claro rol al servicio de la comunidad”, añadió.

Para cerrar, explicó que “el modo de entender la empresa que encontré en USEC no garantiza el éxito económico ni la rentabilidad (…), pero sí te da herramientas para orientarse cuando todo cambia. Ayuda a mantener a la vista aquellas cosas esenciales: la dignidad de la persona en el centro y el bien común en el horizonte”.