NoticiasUSEC

Compromisos de Empresarios, Ejecutivos y Emprendedores con el Papa Francisco

Comparte:

Con motivo de la visita de S.S. el Papa Francisco a Chile, la Unión Social de Empresarios, Ejecutivos y Emprendedores Cristianos (USEC) invita a todos los hombres y mujeres de empresa, ya sea que trabajen en empresas grandes, medianas o pequeñas, a comprometerse de modo personal a vivir sus respectivas actividades empresariales como una noble vocación, contribuyendo así a la realización de una sociedad más humana, justa, libre y solidaria.

 

1. ME COMPROMETO

A vivir la justicia, la fraternidad, el respeto y la generosidad, velando para que mi empresa sea una comunidad de personas que ofrezca bienes y servicios de buena calidad, que sean útiles y necesarios para mejorar la vida de las personas, con especial atención por aquellas más necesitadas.

 

2. ME COMPROMETO

A promover la dignidad del trabajo y el desarrollo integral, material y espiritual, de mis colaboradores, ofreciéndoles trabajos dignos, creando las mejores condiciones laborales que sean posibles considerando la sustentabilidad de la empresa, potenciando sus talentos y virtudes y procurando que se logre un equilibrio entre la dedicación al trabajo y la atención que merecen sus responsabilidades familiares.

 

3. ME COMPROMETO

A incentivar oportunidades de acceso al mundo del trabajo a aquellos que son frecuentemente olvidados por la sociedad y se encuentran marginados o excluidos.

 

4. ME COMPROMETO

A trabajar día a día con alegría, con responsabilidad, en forma eficaz, con amor al trabajo bien hecho y buscando la excelencia, de manera que mi empresa contribuya al crecimiento del país y al bien común de la sociedad.

 

5. ME COMPROMETO

A desarrollar y mantener relaciones basadas en la verdad, la ética y la honestidad con los clientes, proveedores, competidores, trabajadores, inversionistas, autoridades y demás miembros de la comunidad, generando así, desde mi trabajo, vínculos de confianza y paz en la sociedad.

 

6. ME COMPROMETO

A cuidar nuestra “casa común”, velando para que las actividades económicas que realiza mi empresa sean ambientalmente sustentables.

 

7. ME COMPROMETO

A esforzarme sinceramente, siguiendo el consejo de San Alberto Hurtado, por hacer cada día en mi trabajo y en mi empresa lo que Cristo haría en mi lugar, considerando su ejemplo y enseñanza.